Somos Eugenia y Alejandra

Conoce la papa
Posts Recientes
Please reload

¿Por qué sentimos culpa las Madres?

 

 

Quien no haya sentido culpa durante su maternidad, que lance la primera piedra.

Creo que siempre me sorprendo el nivel de culpa que sentimos las madres por absolutamente todo.

 

Estas agotada y necesitas estar sola 15 minutos, entonces agarras tus cosas y te arrancas al supermercado pero te pillas corriendo por los pasillos a la velocidad de la luz para volver lo antes posible a casa porque en tu cabeza existe la fantasía de que seguramente los niños, cada minuto que pasa se trauman más por tu ausencia.

 

Y llegas y te das cuentas que nadie se enteró que te habías ido, descubres que no es tan terrible salir unos minutos de la casa y lo repites al día siguiente y la historia es exactamente la misma.

 

La culpa es por estar y por no estar, por odiar y por amar al mismo ser, por querer ser mamá pero a veces pensar en matar a tus hijos (¿quién no lo ha pensado?) o querer tomar el primer vuelo con destino a Alaska y desaparecer por un tiempo prolongado. Por trabajar o por estar en la casa, por salir con las amigas o por no salir y solo ser mamá, por comer comida chatarra y dar un mal ejemplo, por sacarlo al frío solo porque necesitabas respirar, por no llevarlo al doctor, porque le salió un grano en el trasero, y así una interminable lista de todas las cosas por las que una mamá se siente culpable.

 

La pregunta del millón es ¿Por qué nos pasa esto?

 

Justo estuve preparando una clase la semana pasada y elegí un libro que lo había leído mil veces pero antes de ser mamá y ahora, siendo mamá de dos, siento que descubrí una mina de oro y les quise compartir mis reflexiones al respecto.

 

Pareciera ser que el sentimiento de culpa en los seres humanos es un síntoma de que todo está bien, es decir, si alguna vez lo has sentido es porque estás lo suficientemente desarrollado emocionalmente.

 

Es una angustia provocada por el conflicto entre el amor y el odio, la culpa aparece cuando no somos capaces de tolerar esa ambivalencia, cuando no nos damos permiso para odiar y amar a la misma persona, menos cuando es un bebé de meses que depende 24/7 de nosotros.

 

Pensaba si será algo mundial o somos las chilenas las que lo padecemos. Se agradece que nuestras amigas de otras partes del globo terráqueo nos puedan comentar, para sentir que somos una epidemia de madres culposas sobreviviendo a la maternidad a nivel mundial.

 

Quien quiera inventar una vacuna contra la culpa ¡bienvenido sea!

 

Pero también pensaba que en esta sociedad tan exigente e individualista, donde básicamente vivimos en una selva (espero no ser la única que piensa esto) llena de depredadores y debemos luchar por llegar a ser la mejor mamá, pareja, hija, hermana, amiga, vecina, prima, sobrina, nieta, colega, etc. es imposible darse el permiso para odiar nuestra vida.

¿Tanto nos cuesta permitirnos mandar todo a la punta del cerro aunque sea en pensamiento? Sostener puro amor es agotador, el odio (o lo malo) es parte de la vida instintiva, la ambivalencia entre amor y odio es un conflicto inherente a la vida humana y debemos lidiar con eso.

 

Como dije anteriormente, el sentimiento de culpa implica un grado de desarrollo emocional, de salud y de esperanza. Sentirlo a lo largo de la vida en distintos momentos es absolutamente esperable, así que quienes lo estén experimentado dense un abrazo a ustedes mismas y felicítense por lo maduras que son y por lo bien que lo están haciendo.

Creo que debemos aprender a vivir con la culpa.

 

Yo estoy a punto de ponerle un nombre e incluso hacerle una cama cerca de la mía porque jamás lo había reconocido en mi vida hasta que fui madre, jamás pensé que podía llegar a tener la potencia que tiene en la vida de todas mis amigas mamás. Ahora me río pero en algún minuto lo pase mal, me desconocía y no entendía lo que me pasaba.

 

NO HAY MATERNIDAD SIN CULPA, esta debería ser la frase de todas las consultas pediátricas alrededor del mundo jajaja ¿o estoy exagerando? De verdad que no nos queda nada más que reírnos, aceptar la culpa, darle la bienvenida a nuestra vida y aprender hacer cosas con la culpa incluida. Mientras estemos en movimiento nada malo va a pasar, hay que preocuparse cuando la culpa no permite movimiento, cuando te quedas estática, paralizada en el lugar que sea por miedo a lo que puede pasar.

  

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS