Somos Eugenia y Alejandra

Conoce la papa
Posts Recientes
Please reload

Bianca Solis, Mi leche es su mejor medicina

January 23, 2018

Hoy con mucha felicidad y orgullo queremos compartir la historia de una tremenda mamá, de 32 años, Contadora auditora que le tocó conocer a través de su hijo Joaquín lo que es la Ictiosis en carne propia.

Por primera vez ella quiere contar su historia y mostrar fotos para dar a conocer esta tan poco conocida enfermedad.

 

 

 

             

Aquí va su historia...

 

"Mi embarazo fue una sorpresa, Joaquín fue concebido de una no relación se podría decir, ya que sólo estuve una vez con su papá. Al comienzo pensé en lo peor (aborto). Pero luego me arrepentí de todo lo que pensé, ya que le conté a mi familia y se pusieron muy felices felices. ​

 

Mi embarazo fue sano y lindo después de los 3 meses de cuidado comencé con mi rutina de ejercicio iba a diario al gym y me entrenaba dos hora, claro que costaba un poco porque me sentía con mucho sueño.  

 

Al principio de mi embarazo me embargó mucha pena, pensaba que  en el momento de parir a mi hijo no iba a sentir amor por él, y me sentía tan culpable por que no me cabía en la cabeza que no pudiera querer al hijo que siempre soñé tener.

 

Mi parto lo recuerdo como si fue ayer. Recuerdo que mi abuela me había convencido de tener una cesárea ya que siempre pensó que para mi seria algo traumático parir a mi bebe, ella me decía : "a ti te duele una uña y lloras no podrás tener a tu hijo si no es por una cesárea". 

 

El día domingo 24 a las 6 de la mañana  rompí bolsa,  desperté a mi mamá para contarle y ella me dijo, "hija ya va a llegar Joaquin" y me pregunto "¿te duele algo?" y mi cara fue de pregunta ¿que me debe doler? ... por que yo no sentía nada y seguimos como si nada hubieres pasado; yo tomé desayuno me volví acostar por que no tenia otro síntoma mas que eso. Después de almuerzo le pedi a mi abuela que me llevara al hospital por que seguía perdiendo líquido. 

 

Cuando entré por la puerta de urgencia no vi a nadie así que me acerque a una matrona que conversaban y les dije lo que pasaba y me realizaron el ingreso me revisaron y consultaron todas las cosas que necesitaban saber. Monitorearon a mi bebe y mis contracciones , y me enviaron a la sala de espera, me puse a conversar y ver las caras de todas las mujeres que estaban entraba de parto y me llamaba la atención que sentían mucho dolor y yo nada, seguía igual. En eso sale una matrona y me dice mamita a usted la vamos a hospitalizar en alto riesgo por el desprendimiento de membranas y yo quede "Plop".

Estuve hasta el dia martes 26 en la mañana que me bajaron a la sala de pre parto para inducir el parto, ya que estaba dilatada por completo. Cuando me bajaron me fui muy tranquila, en el lugar sólo estaba yo y las matronas, luego bajó una niña con la que estuvimos en altos riesgo. Pero las matronas contaban que estaba super tranquilo por lo mismo nos dejaron estar acompañadas en todo momento.

Mientras tanto  yo seguía sin dolor alguno y con muchas contracciones.  Cuando ya tenia 9 de dilatación me pusieron la epidural, yo no la pedí, pero al final lo agradezco. Una ginecóloga me hizo un tacto y terminó de romperme la bolsa y ahí sí sentí dolor, el único.  

 

Luego la matrona me revisó y me dejó un poco preocupada porque mencionó que sentía muy blanda la cabeza de Joaquin, pero aun así yo seguía muy tranquila, no tenia  miedo de nada. En ese momento pensé "bueno Señor si tu me escogiste como mamá de Joaquín es porque sabes que voy a poder con él", así que me quedé muy tranquila esperando que mis dolores llegaran y comenzar a pujar, pero no fue así. A las 3:50 am me revisa nuevamente la ginecóloga y me dice que estaba lista para pujar. Pero yo seguía sin sentir nada, varias veces hice mi mayor esfuerzo para que Joaquin saliera pero no hubo caso,

 

Después de los varios intentos me dijo que haría cesárea de urgencia, que me iban a preparar y me llevarían a pabellón. Cuando ya iba en camino encontré todo tan frió y feo pero la verdad es que no me asustaba nada me sentía la mujer mas valiente, y recordaba cuando mi abuela me decía "tienes que portarte bien para que no te traten mal". 

 

Cuando comenzaron la operación yo le cantaba a Dios y pensaba "¿cómo sera Joaquín?, ¿Qué sentimiento brotará de mi?, ¿Si viene con daño cerebral donde lo tendré que llevar?. Pero mágicamente nunca me pregunte ¿Por qué a mi?

 

Yo tenia claro que joaquin me llenaría de amor y podríamos superar cualquier cosa.

 

A las 4:58 me dice la ginecóloga tuviste un niño y sólo me nuestra su nuca, no lo sentí llorar, pero eso no me asusto, sólo me dije "bueno a lo mejor los niños con problemas no lloran" pero seguía muy tranquila.

 

Se lo llevaron mientras terminaban la operación. Una matrona se acercó y me dijo: "mamita tuviste un niño que peso 3.260 kilos y midió 49cm, pero él viene con un problema".

 

En ese momento le pregunto "¿Qué tiene? y ella me responde "Tiene un problema a la piel". y lo que primero se me viene a la mente es piel de cristal y se lo digo, a lo cual ella me responde que Si.  Mi reacción fue nula no sentí nada, ni miedo, ni pena y menos angustia.

Una vez que terminaron la cesárea, me llevaron al lado de inmediato la sala donde llegan los bebé, después de un rato sale un grupo de profesionales encabezado por el neonatologo y dentro de ellos diviso a mi mamá y más atrás una técnico que fue la primera que le entrego amor a mi Joaquín. Lo traía sobre su pecho envuelto en pañal.

​​Cuando aun no lograba ver su carita le digo a mi mamá que lo tome que es su nieto para que ella me lo pase, saben con la mano en el corazón yo no sentí amor por él, mi conexión fue algo mucho mas fuerte.

 

Me lo pusieron en el pecho, venia con su nariz tapa con piel y las técnico intentaron que él tomara de mi pecho pero no se pudo, y lloré por primera vez cuando le dije a mi mamá "tómalo si es lindo, dale un beso que es mi bebé".

Él parecía un pescadito envuelto en papel celofán.

Nos dejaron solos y aproveché de darle besos y decirle que tenía una mamá cobarde pero que  iba a luchar  por él y que sería su compañera, todo esto sin lágrimas, que a esa altura me cuestionaba por qué, si  siempre he sido super llorona. 

 

Pedí que se lo llevaran, por miedo,  sentí panico  que se ahogara, como tenía su nariz tapada, así que me quedé solita.  Lo alimentaron y le dieron formula, nunca me lo cuestioné, sabia que no sería como todos los bebes, él era especial.

Cuando me subieron a la habitación me dijeron que si me sentía bien podría ir a ver a mi bebé y que las visitas comenzaban a la 11 de la mañana en la neo.

 

La gente que me atendía eran ángeles, me ayudaron en todo, me acogieron, fueron cariñosos, delicados,  y la verdad creo que a ninguna de mi sala le ayudaron tanto como a mi.

La primera visita que llegó fue mi hermana, fue muy lindo ya  que habíamos estado muy distanciadas. Me despertó con unas flores hermosas, sólo me abrazo y me dijo que amaba a Joaquin y que siempre estaría para los dos. Yo me preguntaba por qué lloran si nació mi bebé deberían estar felices... pero bueno.

Ese día no vi a Joaquin, cuando todos se fueron, hasta mi mamá que a esa altura estaba muy cansada, porque siento que ella se llevo el trabajo de parto más pesado, me volví a dormir. Cuando ya era muy tarde desperté y lloré, pero fue porque no sabia nada de joaquin y que ni siquiera tenia pañales. 

 

Al día siguiente esperé a mi mamá sentada en la cama, lista para que me llevara a ver a Joaquín, fuimos caminando, fue la caminata mas larga de mi vida. En el camino todos me decían: usted es la mamá de Joaquin Arias, él es igual a usted, y eso me llenaba el corazón. Cuando por fin llegué al que seria el cuarto de mi bebé por mas de un mes, lo vi a través de un vidrio, llegaron muchos matrones y técnicos a ayudarme para que lo pudiera tomar. Aun recuerdo que un hombre grande que yo sentí que era como un oso tomó a Joaquin con mucho cuidado y me pidió que me descubriera el pecho, pero sólo podría sentir los paños con los que estaba envuelto, me permitieron sólo por algunos minutos que lo tomara y me dejaron sólita un rato con él.  En eso llega otro ángel llamado Carla, ella seria la encargada de Joaquín durante todo el tiempo que pasaríamos en ese lugar, y me dice "¿Podemos  salir que debemos hablar de Joaquín?", entregué a mi bebé nuevamente y salimos a un cuartito muy pequeño donde estaban dos doctores la psicóloga y asistente social más mi mamá.

 

Aun recuerdo las primeras palabras que me dijeron: "si crees en algo, pide a él que tu bebé esté bien, porque Joaquín es el tercer caso en el hospital y la enfermedad es de riesgo vital".

 

Luego de eso me dijo la enfermera: "se llama ICTIOSIS". Nunca lo había escuchado, para mi era algo nuevo. No tomé mucha atención porque yo quería saber si le podía dar teta y cómo sería su tratamiento.​

Mis dudas no fueron resueltas porque no sabían tampoco mucho tenia que esperar lo que dijera la dermatologa que para esa altura no conocía. también recuerdo que la psicólogo me dijo imagina el primer año de joaquin a lo que le respondí yo me imagino una vida con joaquin, a esta altura yo creo que ella me dijo eso para saber si yo iria a rechazar a mi bebé, pero eso nunca mas paso nunca mas tuve miedo al amor que le tenia. Y así pasaron los día no llore y si lo hice fue por que los demás lo hacían y si sentí miedo le pedí con el corazón al Señor que siempre me acompañara y que le entregaba a mi hijo para que hiciera su milagro de sanación porque mi hijo seria prueba viva del inmenso amor que nos tiene. 

Para mi la ICTIOSIS era el nombre científico que tenia la piel de cristal y la ginecóloga jefe de puerperio me dijo "No,  estás equivocada la ICTIOSIS es conocida como la piel de pescado por que muy seca y escamosa. por lo mismo va a necesitar muchas cremas". Me contó que ella conocía personas con la enfermedad  que ya eran viejos, y que no tuviera miedo.

 

LACTANCIA

 

Cuando nació  joaquin no le pude dar pecho por la forma de su boquita por lo que me extraje y le dieron en mamadera, A las pocas semanas me puse una pezonera y después de una semana de intentos  por fin tomo de mi pecho y me sentí plena... por fin estaba conectada con mi bebé, desde ese momento pedí que a joaquin durante el día no le volvieran a dar de mi leche en mamadera y que yo solo le pondría el pecho.

 

A esa altura me sentía ganadora mi valiente joaquin por fin tomaba de mi teta y habíamos derribado el primer obstáculo.

 

En las tarde cuando me iba a mi casa pedía las mamaderas y el extractor esterilizado para al otro día llegar con toda la leche que necesitaba para la noche, comenzamos con 50 cc y 4 mamaderas y terminamos el mes con 85 cc y 6 mamaderas y yo feliz por que aproveche de tener todo el dia en brazos a Joaquin. Para mi fue una experiencia maravillosa ya que joaquin sabia que yo no estaba preparada para llevármelo al tercer día de nacido. Mi hijo me dio tiempo para que me enseñaran, ya que dejé que mi instinto saliera. 

Destaco lo que me dijo una matrona: CADA MAMÁ ES PERFECTA PARA SU HIJO.

Para mi lo más lindo de la lactancia es lavar la cara de mi bebe con mi leche, es mejor que cualquier crema, es el medicamento perfecto, más puro y con más amor, es impresionante como le ayudaba con su piel. Todo los días antes o después de su baño yo hidrataba la cara de mi joaquin con mi leche y ver los efectos era maravilloso.                                      

     

A las más quiero decirles que sigan su instinto, que cada mamá es perfecta para su hijo y que cuando los tenemos por primera vez en brazos también nos nace el instinto

 

A las mamitas embarazadas le digo: "Disfruten su embarazo, duerman y piensen que casi todas las mujeres tiene embarazos sanos pero que en el momento del parto pueden  recibir una maravillosa sorpresa, que el señor nunca se equivoca para escoger a las mamá de sus ángeles. que por mi experiencia siento que cuando llega un ángel distinto es para mostrar su amor infinito mi Joaquin tiene Ictiosis y para mi fue maravilloso...


 

Mamita un hijo es más que una enfermedad y todos son maravillosamente distintos.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS