Somos Eugenia y Alejandra

Conoce la papa
Posts Recientes
Please reload

Como producir más Leche

¡No Tengo Mucha Leche!

Esta afirmación es la causa más frecuente de abandono de la lactancia materna. Pareciera ser que la invención de los sucedáneos de leche humana trajeron consigo mucha inseguridad a las mujeres una vez que se convierten en madres.

 

Ninguna mujer duda de las capacidades de su organismo para ejecutar las funciones fisiológicas para las cuales fue creado, pero no tiene la misma opinión cuando se trata de alimentar a la cría recién nacida.

Lo cierto es que el cuerpo de la mujer, así como fue diseñado para engendrar y parir, también lo fue para producir la leche en calidad y cantidad suficiente para su hijo.

 

Aún así, siempre existen razones por las cuales las madres quieren o necesitan aumentar su producción. Es esto posible? La respuesta es si.

Pero para aumentar de manera “artificial” la producción de leche, debemos entender cuáles son los factores que influyen en el aumento o disminución de su fabricación en la glándula mamaria.

 

Durante la lactancia, la hormona prolactina aumenta considerablemente, y es la encargada de dar la señal a las células secretoras  para que éstas hagan su trabajo y la leche quede disponible en la mama esperado ser extraída por el bebé. Cuando pensamos en nuestro hijo, cuando éste llora por hambre y por supuesto, cuando lo ponemos en el pecho a mamar, se desencadena el reflejo de eyección, que no es más que la salida de esta leche acumulada.

Este reflejo es desencadenado gracias a la hormona oxitocina.

 

Este fenómeno es tan perfecto, que se sabe que el organismo materno mantiene una relación de 80/20 en una lactancia exclusiva. Qué significa esto? Que el 80 % de leche producida es la que toma el bebé al día, mientras que el 20% queda como residuo en el pecho. El lactante es capaz de regular la producción de leche por parte de su madre, puesto que cuando su demanda aumenta (por ejemplo, en las crisis de crecimiento), el organismo materno inmediatamente comienza a aumentar la producción de leche para mantener siempre la relación 80/20. Lo mismo ocurre a la inversa si  es que la demanda disminuye. Es por esto que es tan importante amamantar a libre demanda

 

, sin imponer horarios ni tiempos por pecho.

 

Ahora, cómo sabe el cuerpo de la madre cuánta leche queda en la mama para regular la siguiente producción? De esto se encarga el factor FIL (Factor Inhibidor de la Lactancia, péptidos, ácidos grasos y posiblemente otros componentes) presente en la leche materna.

 

Cuando la mama se encuentra llena de leche, el factor FIL le ordena a las células secretoras que paren la producción. Por lo tanto, cuando el pecho se vacía, las células trabajarán para llenarlo lo antes posible. Podríamos comparar este trabajo al funcionamiento del  icemaker de algunos refrigeradores.

 

Por lo tanto, éstas son las principales razones por las cuales debemos facilitar que nuestro bebé vacíe lo más posible el pecho, y si por algún motivo esto no ocurre, debemos hacerlo nosotras mismas extrayendo la leche que quedó en la mama, sobretodo durante las primeras semanas postparto, período en el que se está estableciendo la lactancia.

 

Como podemos ver, de estos mecanismos depende la producción de leche en una madre. No existe ningún tipo de alimento ni fármaco que reemplace estas funciones cuando de producir leche materna se trata. Tampoco ayuda tomar litros de líquidos diarios si no vamos a preocuparnos de que nuestras mamas sean vaciadas según los requerimientos de nuestro bebé.

 

Ahora bien, como  comentaba al comienzo de este post, es posible hacer que la glándula mamaria fabrique más leche.

 

Hay madres que necesitan aumentar su producción por diferentes motivos. Estos pueden ser:

  • Necesidad de suplementar a su bebé con su propia leche,

  • Comenzar su propio banco de leche,

  • Conseguir más volumen para su bebé prematuro hospitalizado,  

  • Relactaciones, etc.

La forma más rápida de conseguirlo es estimulando muy seguido la mama, por poco tiempo. Esto es lo que se conoce como Extracción Poderosa, y consiste en realizar extracciones de leche cortas pero muy frecuentes (cada 45 a 60 minutos y con descanso nocturno no mayor a 4 horas) para lograr que se produzcan peaks de prolactina que aumentarán la producción. Estas extracciones no deben durar más de 5 minutos por pecho, independiente del volumen extraído. Al principio es probable que no se saque nada, sin embargo se verán resultados a las 48 horas de comenzadas las extracciones.

Una vez que se vea aumento de la producción (20 ml/hora), se pueden espaciar las extracciones cada 2 horas. Si en estas últimas el volumen extraído corresponde a 40 ml, se pueden extraer cada 3 horas.

Es un proceso agotador y muy demandante, pero muy eficaz si se realiza correctamente.

 

"Mientras tanto, para continuar con tu lactancia materna exitosa, recuerda que la mejor manera para producir más es poner a tu bebé al pecho lo más posible y mucho contacto piel con piel" - Pediatra Carlos González.

 

 

Lorena Sauré

Matrona, Asesora de Lactancia Materna

@lactanciaymas

 

Bibliografía:

 

  1. Extracción poderosa, Pilar Martínez, Edulacta.

  2. Cómo conseguir una rápida producción de leche materna: la extracción poderosa, Irma Marcos para Alba

     

    Lactancia Materna.

  3. Cómo se produce la leche materna, La leche League International.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS