Somos Eugenia y Alejandra

Conoce la papa
Posts Recientes
Please reload

Consumo de Azúcar en Niños… ¿Si o No?

 

 

En la actualidad, las directrices de alimentación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) promueven la Lactancia Materna Exclusiva hasta los 6 meses de edad, en la cual únicamente se ofrece Leche Materna sin la presentación de ningún otro alimento (Incluso Agua).

 

A partir del 6to mes, la Lactancia Materna es complementada con la Alimentación. Fase conocida como ‘‘Alimentación Complementaria’’ en la cual es ideal adecuar la introducción de cereales, frutas, vegetales, carnes, lácteos, aceites y semillas según la edad de desarrollo y antecedentes familiares de alergias o intolerancias alimentarias.

De modo particular la oferta de azucares, ya sean de tipo refinado, artificial o natural, no es recomendada. A muchos les extraña la restricción de incluso fuentes naturales (Azúcar Rubia o de Caña, Melazas, Jarabes, Miel, etc.) y esto corresponde a que su efecto metabólico es prácticamente al mismo que el del azúcar y en el caso de la miel cruda/natural por el riesgo adicional a toxiinfección por botulismo, extendiendo su restricción incluso hasta los 2 años de edad. Y en el caso de los Endulzantes Artificiales, pese a que no hay estudios que sostengan que su consumo no es seguro, la recomendación se inclina a evitar su administración directa al menos durante los 2 primeros años de edad.

 

De este modo, se evita distorsión del sentido del gusto del bebé hacia los sabores exageradamente dulces, que en un futuro pudiese orientar a un consumo predilecto de alimentos azucarados y con alta densidad energética/calórico condicionando un mayor riesgo de Sobrepeso u Obesidad. Es importante destacar que estos lineamientos no restringen el consumo de fruta natural a modo entero o puré en las primeras etapas del desarrollo de dentición.

 

La revisión de este tema es constante, durante el mes de Mayo de este año (2017), la Academia Americana de Pediatría (APP), presentó las nuevas guías para la prescripción de alimentos en niños. Con referencia especial al consumo de azucares simples (De Rápida Absorción) yendo más allá del azúcar blanca de mesa que habitualmente se emplea para endulzar, sino también aquella oculta en una diversidad bastante amplia de alimentos destinados a nuestros pequeños tales como cereales, galletas, helados, yogures  e incuso jugos ya sean naturales o pasteurizados). Las últimas recomendaciones del Panel Expertos de la APP orientan a modo particular a limitar la ingesta de jugos (Incluso Naturales) a niños entre 6 y 12 meses de edad.

 

La razón de esta recomendación tan estricta, corresponde al bajo valor y/o beneficio nutricional de estos, ya que a diferencia de comer la fruta (entera), un jugo, aunque sea natural, el aporte real de nutrientes y en especial de Fibra se ve desfavorecido, induciendo una ingesta superior a la adecuada, cubriendo rápidamente la capacidad gástrica de los pequeños, una ingesta desequilibrada  y rápida de azucares con posible afección del apetito y la ingesta de alimentos con fuentes realmente indispensables de nutrientes y proteínas.

 

En este punto, también es importante destacar que la mayoría de los jugos industrializados o procesados cuentan con adiciones exageradamente altas de azucares que incrementan las calorías del mismo y aumentan el riesgo de sobrepeso/obesidad y desarrollo de caries dentales cuando su consumo es frecuente o regular.

 

¿Cuándo y cómo ofrecer jugos?

 

De acuerdo a estas recomendaciones, se sugiere que la oferta de Jugos (Idealmente de Origen Natural/Orgánico y sin Azúcar) se realice a partir del año de edad hasta los 3 años de edad, a razón de 120cc: 4onzas al día. En niños de 4-6 años, entre 120-180cc:4-6 onzas de jugo al día; y en niños de 7 años en adelante, 240cc: 8 onzas de jugo al día.

 

Alejandra Rivero

Nutricionista

Asesora en Lactancia Unicef

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS