Somos Eugenia y Alejandra

Conoce la papa
Posts Recientes
Please reload

El embarazo, el parto y el puerperio son momentos en la vida de una pareja que se ven afectados en varios ámbitos, pero sobre todo en lo referente a la sexualidad. Muchos hombres no se excitan con sus mujeres embarazadas por lo que el coito cesa apenas comienza a asomarse la panza, que por lo general es a los 4 meses. Si a eso le sumamos la famosa cuarentena tenemos un período aproximado de 6 a 7 meses sin sexo. Pero ¿qué pasa en las parejas cuando el sexo se ve interrumpido?

 

Creo que a nivel mundial mal entendemos la sexualidad, creyendo que ésta se refiere netamente al acto sexual. Pero la verdad es que la intimidad de una pareja va mucho más allá de la penetración, ésta es casi la guinda de la torta, el premio final. La sexualidad tiene que ver con la vida íntima de una pareja, desde un cariño hasta el sexo. Los besos, los abrazos, los masajes, los jugueteos previos, el sexo oral, la masturbación, etc. forman parte de lo que llamamos “vida sexual en la pareja”

 

Este malentendido genera que una pareja se vaya distanciando de a poco ya que los hombres buscan a sus mujeres y ellas angustiadas los evitan. Y acá radica el problema porque no siempre el hombre va a buscar a la mujer para penetrarla, quizás a veces él también está cansado y solo quiere abrazarla antes de acostarse, pero las mujeres hacen una mala lectura de la situación y rápidamente se levantan al baño, van a buscar un vaso de agua a la cocina o intentan hacer cualquier otra cosa para evitar lo que ellas suponen que podría pasar.

Entonces comienza un círculo vicioso muy difícil de manejar porque los hombres se sienten rechazados por sus mujeres y las mujeres se sienten acosadas por sus hombres. Esto queda todo en el incómodo silencio y ambos comienzan a distanciarse. El sexo se ve cada día más lejano y comienzan los problemas relacionales, que nacen por esta falta de cercanía.

 

Y es en este punto cuando llegan a la consulta, la gran mayoría de las parejas que atiendo vienen después del nacimiento de su primer hijo con la relación colgando de un hilo. Ambos desesperados por recuperar lo que se ha perdido. Ellas por lo general esperan contención, cariño y afecto. Ellos esperan no ser rechazados y reanudar las relaciones sexuales.

 

Y acá comienza la terapia de reconquista como muchas veces me gusta llamarla. Ambos deben reconquistarse y para eso necesitan tiempo y ganas. Recordar cómo lo hicieron cuando se conocieron es una buena técnica. Y pensar que cuando uno está en plan conquista no va a tener sexo en la primera cita, sino que hay un tiempo de conocerse, de acercamiento y luego nos vamos a la cama.

 

Entender que la cuarentena no sólo es un tiempo para que el cuerpo vuelva a su estado natural, las heridas sanen y los puntos cicatricen, sino que también es un tiempo de adaptación para ambos en esta nueva vida de papás. No todas las mujeres nacen con el instinto maternal a flor de piel, algunas lo van desarrollando en el camino y este primero momento es clave para que mama/hijo se encuentren. Y acá lo que las mujeres esperamos de nuestros hombres es que nos entiendan, que nos contengan pero por sobre todo que nos den cariño. Creo que el 99% de las mujeres que se sienta en mi consulta me dice “necesito que me abracen”.

Los hombres se tienen que convertir en expertos abrazadores, pero no sólo eso, además puedan asegurarles a sus mujeres que solo quieren abrazarla, nada más. Así ella podrá recibir el abrazo y el cariño con los brazos abiertos. Y ella debe comprometerse con ella misma a permitirse recibirlo con todo el amor del mundo, y ojalá abrazarlo de vuelta. Porque ellos necesitan tanto cariño como nosotras.

 

Existe mucha información respecto de lo agotadora que es la lactancia, sobre todo con el primer hijo. Hay un período de adaptación tanto del cuerpo como de uno misma. Entender que está todo desorganizado dentro del cuerpo nos ayuda a entender que de a poco nos debemos organizar fuera de él. Que el hombre acompañe a la mujer en esa organización es una muestra de amor y cariño que son el paso previo para reestablecer la sensualidad y el erotismo en la pareja.

 

Hay un grupo de parejas que lo manejan súper bien, obviamente no son las que acostumbro a ver en la consulta pero sí en la vida cotidiana, amigos o conocidos que uno sabe que se acoplaron perfecto. Y eso es trabajo y mérito de ellos. ¿Se habla antes del nacimiento del hijo o se habla después? La verdad es que no

 

lo sé, creo que somos todos distintos y cada uno debe construir su propia receta.

Lo que sí sé es que la lactancia materna exclusiva es el mejor regalo que le puede hacer una mamá a su hijo, y por eso el padre debiera estar agradecido. No a todas les resulta natural, me ha tocado escuchar mamás que realmente odiaron la lactancia y optaron por la fórmula y está perfecto también. Siempre digo que es preferible dar una mamadera con amor que un pecho con odio. Así de simple.

 

Lo importante es no olvidar a tu pareja. Dedícale aunque sea 5 minutos diarios a él/ella. Desde un whatsapp hasta un masaje. Como sea que puedas demostrarle cariño. Entender que todos los desajustes que están viviendo son por un tiempo limitado, probablemente un año (puede ser más o menos) donde el sexo no será su prioridad número uno, pero eso no quiere decir que no haya intimidad. Los besos, los abrazos, el cariño mutuo es fundamental.

 

  • Atrévanse a conversar de sexo, saber cómo se siente el otro, está con ganas o no.

  • Quizás comprar un lubricante ya que las mujeres con la lactancia sufren de sequedad vaginal.

  • Planificar una escapada juntos a alguna parte, o un panorama de los dos.

  • Volver a pololear y reconquistarse día a día es la clave para salir fortalecidos de esta etapa tan ruda para las parejas

En un idioma masculino, el que se queda esperando en el banco de recambio tranquilo y sin calentar, difícilmente lo van a mandar a la cancha a jugar.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS