Somos Eugenia y Alejandra

Conoce la papa
Posts Recientes
Please reload

Primeras horas de vida del bebe, exijamos RESPETO al binomio madre-hijo

En la actualidad leemos y escuchamos acerca del Parto Humanizado y Crianza Respetuosa. Se puede entender por eso, que las decisiones acerca del como nacerá un hijo y como se criará, la tomarán los padres, de acuerdo a la información y experiencias vividas.

 

El nacimiento de un niño es un evento social, el más importante de la vida, y por qué no decirlo, el que provoca más alegría……si se pudiera imprimir cada gesto, cada emoción retratada en el rostro de los padres, familiares y  amigos cuando tienen la oportunidad de conocer a este nuevo ser, se replicaría la expresión de felicidad que genera. Y si ésta se prolongara en el tiempo, seríamos más felices.

 

Sin embargo, nos olvidamos del real protagonista, que es el recién nacido, que desde el primer segundo que esta fuera del medio intrauterino,  es invadido por tantos estímulos. Intervenimos en  un proceso que es vital que se realice, obstaculizando muchas veces, con pobres fundamentos, el contacto precoz y la lactancia materna, cuando es tan vital que estos procesos ocurran en las primeras dos horas de vida, en donde este binomio está preparado para recibir y entregar!!!!

 

Se considera que el ser humano es el mamífero más evolucionado, pero en este aspecto, en la manera de cómo nacemos,  en cómo vivimos las primeras horas debemos trabajar duro, ser facilitadoras y enfocarnos en lo que sabemos es necesario, porque los pequeños detalles son los que harán una gran diferencia: como por ejemplo

 

  • Propiciar un ambiente de calma, sin gritos,

  • Bajando la intensidad de la luz, 

  • Mejorando la temperatura de la habitación.

Durante la estadía en la clínica y hospital, este período no es respetado. Las intituciones hospitalarias no tienen dentro de sus obligaciones y protocolos el proteger la tranquilidad del paciente, permitiéndo las visitas sin restricción, por lo que la madre no sólo estará pendiente de las necesidades de su hijo, sino que además deberá procurar que dichas “visitas”, (que la mayoría de las veces se extienden por horas) se sientan cómodas o agradadas;  obstaculizando que este vínculo se logre efectivamente, impidiendo de esta manera que no se  establezcan los principios básicos que le otorgaran seguridad a esa madre,  la que cuando enfrente el fenómeno de “fiebre de sed” o “bajada de la leche”, se sentirá sola y abatida, sin salida más que recurrir a las fórmulas, que están al alcance de todos.

 

Entonces, alegrémonos ante la llegada de un hijo, compartamos esa alegría, disfrutemos de este hito tan importante; pero con respeto hacia este binomio, que es tan frágil, tan susceptible y vulnerable.

 

No es posible, que muchas veces, antes de que la madre reconozca a este hijo, la familia ya subió diez fotos a las redes sociales. Protejamos para que  este  proceso se realice lo más natural posible. En los momentos de amamantamiento, no es necesario público en la tribuna, porque amamantar es un acto de amor, que es íntimo y único, donde sólo son necesarios dos.

 

Pongámonos firmes con nuestros familiares y amigos, para que respeten este espacio, pongámonos en el lugar de los protagonistas, que finalmente son los más importantes.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS