Somos Eugenia y Alejandra

Conoce la papa
Posts Recientes
Please reload

TANDEM, Lactancia materna por dos

La primera definición de tándem en el diccionario de la real academia de la lengua española es bicicleta para dos personas, que se sientan una tras otra, provista de pedales para ambos. 

 

Pero Tándem es también el conjunto de dos personas que tienen una actividad común, o que colaboran en algo; es por esto que cuando una madre amamanta a dos hijos de distintas edades, hablamos de Lactancia Materna en Tándem. Ésta ocurre cuando una madre lactante se queda  embarazada y continúa con su lactancia.

 

Lamentablemente, existen varios mitos asociados a este tipo de lactancia, por cierto, cada vez más practicada hoy en día (Perfil de mujer que sigue amamantando  embarazada: mujer 35  años, estudios superiores, dos hijos o más y  que acude a un grupo de apoyo a la lactancia  materna).

 

 El más grande de todos los mitos se refiere al supuesto riesgo para el nuevo embarazo. Sin embargo, la lactancia en tándem no constituye riesgo alguno de aborto espontáneo en un embarazo normal. Y, si bien es cierto, se producen contracciones uterinas durante los embarazos en mujeres que lactan, estos últimos tienen la misma duración que el resto, por lo que tampoco sería una causa de parto prematuro. Es más, el bebé tiene el mismo peso al nacer que otros recién nacidos.

 

Otro mito consistiría en el peligro de presentar  algún tipo de deficiencia por parte de la madre, como por ejemplo la temida anemia en el embarazo. Pero esto no sería cierto, pues estudios demostraron similares cantidades de hemoglobina tanto en embarazadas que amamantan como en las que no lo hacen. Lo mismo ocurre en la ganancia de peso durante el embarazo, el que tampoco se vería afectado por amamantar.

 

La Lactancia en Tándem tiene múltiples beneficios, tanto para la madre como para el hermanito mayor:

  • Una vez ocurrido el parto, la succión del hermano mayor ayuda a descongestionar los pechos durante las primeras semanas.

  • La leche cambia de sabor y hay menor producción de esta a partir del segundo trimestre de embarazo, lo que hace que en más del 50% de los casos, el destete del hijo mayor ocurra de manera más natural y sin tanta carga emocional para la madre.

  • Se producen una mayor sintonía entre los hermanitos, con menos episodios de celos (“cada uno con su teta”).

 

Nuestro organismo es tan sabio que una vez que se produce el parto, el bebé recién nacido no se queda sin calostro,  es hermano mayor el que se adapta a la composición y cantidad de esta leche. Este último, en ningún caso le “roba” la leche materna a su hermanito recién nacido. Es más, la lactancia en tándem hace que la pérdida de peso del recién nacido sea, incluso, menor que la esperada.

También es habitual que en el hermano menor no se observen las conocidas crisis de crecimiento. Siempre parece haber leche materna de sobra.

 

Como hemos visto, es seguro dar el pecho estando embarazadas. Aún así, es bueno tener en cuenta algunas consideraciones:

 

No se sabe cuándo termina la leche madura y  cuando comienza el calostro, aunque más de la mitad de las embarazadas que  lactan dicen notar calostro en el  segundo trimestre. Es más, el hermano mayor podría presentar deposiciones como de  recién nacido, sin que esto signifique algún problema de salud para él.

 

La adaptación del cuerpo de la madre resulta tan increíble, que el reflejo de eyección se dispara sólo con la succión del bebé, al igual que los entuertos.

 

Como a la mayoría de las madres que amamantan a sus hijos de manera más prolongada que lo que la mayoría considera (erróneamente) como “suficiente”, las que lo hacen en Tántem no están exentas de críticas. Muchas reciben comentarios muy negativos, incluso del personal de salud.

 

Debido a los cambios hormonales durante el embarazo, los pechos se vuelven más sensibles, por lo que muchas madres podrías presentar lo que se llama Agitación del Amamantamiento.

Se conoce por agitación del amamantamiento la situación en la que la madre experimenta angustia e, incluso, rechazo a dar el pecho a su bebé.

Durante la toma, la madre experimenta un intenso malestar emocional y, en ocasiones, también físico. 

La mujer vive cada toma con urgencia e impaciencia porque termine. Además, siente emociones contradictorias y culpabilidad.

La agitación del amamantamiento es una fase de la lactancia que se considera normal y es pasajera, aunque puede ser perfectamente una razón para destetar al hijo mayor.

 

M.Paz Santelices, asesora en lactancia que practica Tandem con sus hijos nos comparte su experiencia y una foto de este maravilloso acto de amor.

 

“Hacer Tándem es una experiencia de otro planeta. Recomiendo leer mucho sobre el tema para estar preparadas, ya que no es fácil. Ver a mis hijos

 

mamar tomados de las manos, verlos reírse y mirarme es una satisfacción enorme. Les di la posibilidad de crear un lazo que más allá de lo genético, es muy animal, comparten su leche, lo más ancestral y primitivo. Hoy ellos deciden día a día seguir con su lactancia juntos y yo estoy dispuesta a poyarlos.”

 

María Paz Santelices.

Asesora de Lactancia

Directora y dueña de  Dulce Miel, Crianza y Lactancia. Puerto Montt, Chile.

www.dulcemiel.cl 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS