Somos Eugenia y Alejandra

Conoce la papa
Posts Recientes
Please reload

¿Qué es la Relactación?

 La relactación consiste  en la re-estimulación de la lactancia, a través de la cual la madre logra recuperar su producción de leche, ya sea total o parcial. Esto es posible en días, semanas o incluso meses después de suspender la lactancia.

Es importante tener en cuenta los motivos que llevaron a suspender la lactancia materna (bebé prematuro o enfermo que dejó de lactar, separación madre-hijo, mamá que comenzó con sucedáneos y cambio de idea, etc), y así detectar cuál fue el motivo de la baja producción de leche.

 

Hay que tener muy presente que para tener éxito en una relactación, debemos contar con tres pilares fundamentales:

  1. Una fuerte voluntad de la madre para amantar.

  2. Una correcta estimulación del pezón (ya se por el bebé o por un salaleche)

  3. Un sistema de apoyo para fortalecer la confianza de la madre.

Mientras más pequeño es el bebé, más probabilidades de éxito hay para una relactación, pues su interés por tomar el pecho va a depender de la edad: los primeros 3 meses de vida son mas fáciles.  Pero hay que tener expectativas reales sobre este proceso, pues no siempre podremos conseguir una lactancia exclusiva, y esta última  puede que sea mixta para siempre.

 

La relactación puede tardar entre unos pocos días a semanas. Y se consigue más rápido cuanto menos tiempo haya pasado desde la última lactancia.

 

Lo primero que debemos hacer, luego de haber identificado las razones de la suspensión total o parcial de la lactancia materna exclusiva, es suprimir en lo posible elementos que reduzcan, tanto la producción de leche como la succión del pecho por parte del niño: chupetes, biberones, nicotina, estrés, etc.

 

  • Si el bebé aún mama, aumentar las tomas (1 o 2 horas), ojalá practicar el colecho y asegurar, al menos, 2 tomas nocturnas (para aprovechar el aumento de la prolactina durante la noche), poner el bebé en ambos pechos tantas veces como éste quiera y los suplementos administrarlos con vasito, jeringa o relactador.

Si se  trata de un niño sano pero que no quiere tomar el pecho, lo primero que hay que hacer es evaluar la succión. Esto se consigue introduciendo, con mucho cuidado, nuestro dedo índice en la boca del niño (manos muy limpias, uñas cortas) hasta que nuestra yema toque el final del paladar duro. Luego bajamos el dedo en dirección al piso de la lengua para conseguir que ésta protruya un poco y se apoye en el piso de la encía inferior. Este ejercicio nos va a permitir reeducar la succión, la que muchas veces se encuentra alterada por uso de chupetes y/o biberones.

 

 Es necesario también, promover mucho el contacto piel con piel entre la mamá y el bebé, para despertar sus instintos e interés por le pecho de su madre.  Resulta muy beneficioso darse baños de tina con el niño. Extraer la leche con sacaleches y finalizar la extracción a mano muy seguido (entre 8 a 12 veces en 24 horas) y ofrecer esta leche en vasito, jeringa o sonda ( técnica finger feeding).

 

Para comenzar a disminuir o eliminar los suplementos, es necesario monitorear el incremento de peso del niño. La baja gradual de éstos va a depender de la cantidad que el bebé esté tomando, si sólo toma leche de fórmula o y si se  trata de una lactancia mixta.

 

Resulta muy beneficioso  que en este proceso la madre sea orientada y acompañada por un especialista en lactancia materna, pues la relactación no es algo rápido ni sencillo y , si bien se puede lograr,  el apoyo en este proceso resulta fundamental.

 

Lorena Saure, Matrona, Asesora en Lactancia

 

 * Foto de www.mamis.cl

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS