Somos Eugenia y Alejandra

Conoce la papa
Posts Recientes
Please reload

Bárbara Cantó, cuando planificas parto natural y terminas en cesárea

June 14, 2017

Mamá de Benjamín (5) y Julián (3) diseñadora y dueña de Tada Zapatos

La primera vez que vi a Bárbara estaba amamantando a su hijo en un restaurante, me encantó ver lo relajada que estaba, y como vivía de manera muy natural su lactancia.​

Hoy nos nos abrió las puertas de su casa para contarnos cosas íntimas sobre el proceso de ser madre. 

 

"Mi primer embarazo fue una fiesta, quería ser mamá de siempre y cuando supimos nos alegramos de sobremanera. Me di permiso de más para comer todo lo que quería con la excusa de que mi guagua lo necesitaba, cosa que no era cierto y hasta el día de hoy sufro el lumbago por tal desfachatéz, subí 30 kilos a pesar de que mi ginecólogo me retaba constantemente. El primer embarazo es bastante obsesivo, lees miles de cosas que no sabes si las leíste o te lo impones, escribí todo lo que sentía en un diario que le tengo a mi hijo Benjamin, todo lo que me imaginaba al ser mamá,

 

Desde el mes 6 tuvimos una Doula, Caridad Merino, ella con mucho cariño y amor nos ayudó e enfrentar temas de pareja y a entender de forma relajada lo que nos estaba pasando. Nuestra matrona fue Pascale Pagola, que con todo su amor, compañía y contención, nos ayudó a dar los pasos que faltaban.

 

Partos

No tuve contracciones y ya estaba en la semana 41, así que programamos una cesárea para el 28 de Mayo 2012 casi por cumplir mi semana 42 de embarazo, tuve un gran bebe de 4,5 kilos .


Cuando Benjamin cumplió 1,4 años, supe que estaba embarazada. Yo aun le estaba dando pecho y empecé a sentir desagrado de la succión, era demasiada estimulación para mi.  Entre el embarazo y el destete, fueron dos semanas duras, pero mi pareja se encargó de cuidar de Benjamin y yo de dormir porque embarazada soy como un oso invernando.

En mi segundo embarazo llegué a la semana 41, tuve 24 horas de parto, 9,5 cm de dilatación y me rendí, necesitaba dormir y dije: "sáquenmelo y por favor arrégleme la cesárea anterior que no había cicatrizado del todo bien".

 

No soy la mejor historia de parto, pero cada uno de ellos fue guiado con cariño y comprensión. En el segundo parto, nuestra matrona fue fundamental, muy cariñosa, apañadora, power, Alejandra Becerra y en ambos mi ginecólogo Felipe González, un amor de médico, muy cariñoso, realista, muchas veces hasta psicólogo en mi caso. Muy buen equipo y el resultado, dos hijos hermosos.​

Nosotros queríamos un parto natural, me imaginaba un parto en el agua, llamé a la clínica para que me dejaran tener una piscina de parto pero no podían hacer nada, el 2012, el parto respetado recién tomaba forma y no habían tantas herramientas como hoy. De verdad que la Oxitocina no puede mostrarse en un ambiente de luz blanca, con personas vestidas de astronautas a tu alrededor. Es bastante incómodo ya que hasta el olor de la clínica produce rechazo y quieres regresar rápidamente a tu casa, tu nido.

 

 

Lactancia


Mi lactancia fue muy abundante, nunca tuve problemas, confié en mi misma y nunca dije esto no lo voy a poder hacer, el parto natural me daba más miedo que la lactancia, creo que la barrera muchas veces está en lo que uno siente miedo. Si pudiera retroceder en el tiempo, me gustaría hacer las cosas de otra manera en relación al parto. Cuando me di cuenta que no solo me sacaron mi bebé sino que me cortaron mi pared muscular, me dio harta pena, pero ahí uno trasciende lo meramente físico.

 La lactancia es una de las sensaciones más ricas, el sentirse mamífero y tener la capacidad de alimentar en cualquier lugar. El recibir a un ser que en tu vida que no se va despegar de ti por un buen tiempo, es entender el ser mamá, papá. Es un momento crucial, poder captar lo que siente este ser indefenso,  es una labor tan grande que ningun otro trabajo en la vida lo puede superar, si logras eso, eres capaz de todo, así me siento: Una super mujer.

 

Secreto de la Abuelita para descongestionar los pechos​​

Cuando los pechos se congestionan y se hacen bolitas de leche, me puse compresas algodón untadas de yogurt blanco, luego me di baños de tina caliente con automasaje y luego le di pecho a Benjamin yo arriba de el con su nariz en sentido contrario a mi pera. 


Creo que es bueno acompañarse de personas que estén en la misma que uno, hacer nuevas amigas, abrirse para hablar temas privados, llorar si es necesario, armar una tribu. Como humanos hemos nacido en todas las condiciones históricas así que está en nuestro código genético el responder las miles de preguntas que nacen cuando somos padres, ya no todo nos da lo mismo, todo importa, cuenta, vale, es un proceso muy importante de observación y autoconocimiento, creo que es el punto donde uno aprende a conocer sus limites y sus capacidades.

 

Es un momento de mucho cuestionamiento, qué comer, qué vestir, qué medicina, si o no a las vacunas, etc.​

A una mujer primeriza  le diría que fluya y que viva su propia experiencia en este encuentro cercano con el verdadero amor, ya que uno propone y Dios dispone. Amar por sobre todas las cosas y pensar que cada acto que llevas a cabo es un principio de educación para el futuro de tu hijo. No es que no se den cuenta los bebes, todo importa y mucho, desde el ritmo de dormir, lo que come, lo que viste, lo que ve, todo, es la base de esa construcción y para toda la vida.

  

Recomiendo

  •  Yoga para embarazadas

     

  • Taller de preparación para el parto con Pascale Pagola. 

www.tada.cl

Facebook: Tada

Instagram: Tadazapatos

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS